Cabecera vino Prímula

PRÍMULA, un vino para escuchar

Dos gamas de vino que reflejan las notas inconfundibles y únicas de su Terroir, una viña con cepas centenarias, certificada en ecológico y donde cada uno de sus cuatro sectores se trata y vinifica de manera independiente

Beber una copa de
Vino PRÍMULA

representa degustar no sólo un vino, sino apreciar todo aquello que la botella expresa: oír lo que las Notas de sus cepas sabias, por viejas, nos dicen, escuchar cómo la uva ha sido armonizada en su elaboración, y por último comprender lo que la persona con la que compartimos esa copa nos quiere contar.

Personas degustando copa vino Prímula
Prímula 2019

Vino Prímula
2019

COMPRAR
Prímula Amanecer

Vino Prímula
«Amanecer»

COMPRAR

Los inicios

Prímula, un vino detrás de una larga amistad.
Una copa de Prímula es más que un vino de Toro, una botella de Prímula no es sólo el resultado de la fermentación de un puñado de uvas de Tinta de Toro. Dentro de una barrica de nuestro vino hay una historia que empieza hace 40 años.

La esencia de este proyecto comienza a principios de los 80, porque al final, el germen de cualquier obra hay que buscarlo en lo más profundo de las personas y de las relaciones que hay entre ellas. Prímula no es un vino hecho por dos socios, es “la ilusión de dos amigos de cole” a la que se unen sus dos familias.

Tan cerca, no importa lo lejos que estemos, no puede haber mucha distancia desde el corazón. Siempre confiaremos en quienes somos y no importa nada más.

Estos versos de “Nothing else matters” es lo que un 17 de Abril de 2018 escuchábamos tomando un vino en el porche de nuestra casa. Mientras suenan los acordes de la música de Metálica, surge una conversación entre los dos amigos, y esa copa de vino que tienen entre las manos ya no sólo va a ser una afición, un placer y una forma de relacionarse, a partir de ese momento se convierte en la ilusión de dos familias.

Apasionados del vino de Toro, por muchas características, pero sobre todo por la insultante personalidad de la Tinta de Toro, una variedad única, de una pequeña zona geográfica, y que representa mejor que ninguna la fortaleza del vínculo.

La viña. Con la idea clara de la uva de Toro y con la ilusión de hacer un vino que muestre no sólo lo que nos gusta, sino cómo somos nosotros, nos encaminamos a encontrar una finca con cepas viejas plantadas en vaso sobre las que aplicar una viticultura ecológica.

Después de meses de afanosa búsqueda sin que apareciera ese flechazo que necesitábamos entre la tierra y nosotros, un día del mes de Septiembre, pasando por uno de los camino del paraje de la Jara, vimos a un anciano recogiendo la cosecha de una pequeña viña de apenas 5 hectáreas.En ese momento volvemos a escuchar las estrofas de “Nothing else matters”, el resto…. ya os lo imagináis.

“Primula un vino para escuchar”

Enólogos degustando copa de vino Prímula en finca
Finca Valdenogal
Raices vides Prímula

FINCA VALDENOGAL: “El vino se hace en la viña”

Con el máximo respeto a unas cepas que permanecen plantadas en vaso desde hace más de 90 años, desarrollamos una agricultura sostenible y ecológica.
Con el firme convencimiento de que el resultado de nuestro vino depende en gran medida de nuestras plantas, realizamos todas las labores sobre la viña con el único objetivo de obtener una uva de la mayor calidad posible, con rendimientos por hectárea muy pobres entre 1500-2000 kg de uva recogida por ha y aplicamos un tratamiento personalizado por sectores.

En apenas 5Ha, hacemos 4 sectores diferenciados por peculiaridades propias de esas parcelas, mantenemos esa misma división a la hora de vinificar en bodega, fermentando de manera individual cada sector y realizando una crianza por separado para que cada uva se mantenga en barrica el tiempo optimo para el tipo de vino que buscamos.
De esta manera logramos identificar nuestro vino con una singularidad única con respecto a las cepas de las que procede, y ponemos en valor el concepto de que “el vino se hace en la Viña”.

Finca Valdenogal
Raices vides Prímula

FINCA VALDENOGAL: “El vino se hace en la viña”

Con el máximo respeto a unas cepas, que permanecen plantadas en vaso desde hace más de 90 años, desarrollamos una agricultura sostenible y ecológica. Con el firme convencimiento de que el resultado de nuestro vino depende en gran medida de nuestras plantas, realizamos todas las labores sobre la viña con el único objetivo de obtener una uva de la mayor calidad posible, con rendimientos por hectárea muy pobres entre 1500-2000 kg de uva recogida por ha y aplicamos un tratamiento personalizado por sectores. Marta Ramas y Miguel Fisac, nuestros enólogos, han entendido perfectamente nuestras cepas y lo que la viña necesita para elaborar un vino de calidad. Su dilatada experiencia en proyectos nacionales y su aprendizaje internacional son sin duda una garantía de un producto excelente.

En apenas 5Ha, hacemos 4 sectores diferenciados por peculiaridades propias de esas parcelas, mantenemos esa misma división a la hora de vinificar en bodega, fermentando de manera individual cada sector y realizando una crianza por separado, para que cada uva se mantenga en barrica el tiempo óptimo para el tipo de vino que buscamos.
De esta manera, logramos identificar nuestro vino, con una singularidad única con respecto a las cepas de las que procede y ponemos en valor el concepto de que “el vino se hace en la Viña”.